Viernes Ago 01

La Obra de Satanas

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Algunos nombres por los que se conoce en la Biblia al maligno

 

El diablo en la mitología es una figura que en muchas religiones actuales representa la encarnación suprema del Mal.

El término proviene del latín diábōlus, y éste del griego διάβολος diábolos (‘calumniador’), que a su vez deriva de διαβάλλω día-ballö (‘calumniar’, ‘dividir’).

(Texto griego) encontramos la palabra diábolos con el significado de ‘adversario’, ‘enemigo’. También en algunas ocasiones incluye el sentido de ‘acusador’ o el de ‘calumniador’.

En las religiones judeo-cristianas se identifica con este nombre al que es el principal enemigo de Yahvé Dios y de todos los que adoran al Dios Verdadero. El Libro de Apocalipsis identifica como una sola persona; a Satanás del Libro de Job (Job 1:6-8), al Diablo del evangelio de Mateo (Mateo 4:8-10), la Serpiente antigua de Génesis (Génesis 3:1-5) y al Gran Dragón de Apocalipsis, como un sólo personaje (Apocalipsis 12:9).

Los nombres más comunes o conocidos con que se nombra al diablo en la Biblia son Satanás, Lucifer, Belcebú, Belial, Azazel, el dragón, «el dios de este siglo» «el padre de la mentira» etc.

Satanás latín satâna, arameo שטנא shatán (‘adversario, enemigo, acusador’).

La raíz shtn significa ‘impedir’, ‘hostigar’, ‘oponerse’, y el sentido primario de shatán es simplemente ‘enemigo’, ‘adversario’ (1Sam 29, 4; 1Re 5, 18; 1Re 11, 14. 25).

En el Génesis, la palabra Leviatán es mencionada en el comentario de Rashi sobre Génesis 1:21: "Dios creo los grandes monstruos marinos - Taninim" en hebreo

La palabra "Leviatán" aparece en el libro de Isaías 27:1: "En el día en que el Señor con su dura y grandiosa voluntad castigue al Leviatán la serpiente inclinada, y Leviatán la tormentosa serpiente...”

Lucifer. El término proviene del latín lux (‘luz’) + fero (‘llevar’) ‘portador de luz’) En la mitología romana, Lucifer es el equivalente griego de Fósforo o Eósforo (Έωσφόρος) ‘el portador de la Aurora’.

Belial Del hebreo (beli•yá•). Significa: “Inútil”. Palabra compuesta de belí, “no, sin”, y ya•`ál, “ser de provecho; ser provechoso”.

Belial (también Belhor, Baalial, Beliar, Beliall, Beliel) es un demonio proveniente de la teología hebrea y que aparece en el Viejo Testamento. Los hombres impíos son considerados los hijos de belial en el judaísmo. En los primeros escritos cristianos, Belial era identificado como el ángel de confusión, lujuria y deseo, creado después de Lucifer. Paradójicamente, hay quien considera a Belial como el padre de Lucifer y el ángel que lo impulso a la rebelión contra Dios, siendo el primero de los Ángeles caídos en ser expulsado. Desde la edad media ha sido considerado un poderoso príncipe de los infiernos, con ocho legiones de demonios a su cargo. Se dice que es un demonio de aspecto agradable y que induce a todo tipo de pecado, especialmente relacionados con el sexo y la lujuria. Se le da el nombre también del "Señor de la arrogancia" o "Señor de orgullo" (Baal ial). Para cuando se reanudó la escritura de la Biblia en el primer siglo, el término “Belial” se usaba como un apelativo de Satanás. Por lo tanto, cuando el apóstol Pablo escribió en su serie de contrastes paralelos de 2 Corintios 6:15: “¿Que armonía hay entre Cristo y Belial?”, se suele entender que “Belial” es Satanás, y de hecho la Versión Peshitta siríaca traduce así este término. Belial también se dice que nace del nombre "Alexander".

¿En el Islam como se llama al diablo?

Iblīs (en árabe, إبليس) es una de las formas de nombrar al demonio en el Islam, aunque también se le asimila a los genios, pues, como éstos, es un ser de fuego. Se trata del mismo personaje de las tradiciones cristiana y judía, expulsado a los infiernos por haberse negado a inclinarse ante Adán. El nombre parece ser una corrupción del griego diavolos (διαβολος).

Sinónimo de diablo

Demonio también es un sinónimo de diablo. De la raíz del verbo griego διαβάλλω (diabálló), que significa, entre otras cosas: "calumniar, falsear, mentir". Véase el contexto circunstancial que determina el significado que califica al portador del nombre, de lo que se deduce que de entre todas las acepciones posibles "calumniador, falseador, mentiroso" es la apropiada.

A través del latín, el griego ha dado origen al español «diablo».

La concepción más extendida en Occidente es la judeo-cristiana, según la cual, los demonios son espíritus del mal con la potestad de poseer a los seres humanos. Para el cristianismo, en particular, los demonios son espíritus inmundos, vale decir, esbirros de Satanás, príncipe de este mundo y enemigo declarado de Dios y sus ángeles, cuya morada es el regnum caelorum [reino de los cielos]. Se le identifica con el Ángel caído, que se rebeló contra Dios.

En un sentido general, no obstante, puede decirse que los demonios no son necesariamente seres malvados. Los griegos dividían a los demonios entre buenos y malignos: agatodemones (αγαθοδαίμονες) y cacodemones (κακοδαίμονες), respectivamente. Mientras que los agatodemones se asemejan a la noción judaica de ángel protector, los cacodemones, por su parte, no serían otros que los ángeles caídos a los que se refiere la tradición judeo-cristiana. Tal es el caso de Lucifer, príncipe de los demonios, que el cristianismo identifica con Satanás.

La rama del saber que se ocupa del estudio de los demonios recibe el nombre de 'demonología'. El culto del o los demonios se denomina 'demonolatría'. Se reserva, finalmente, el término 'demonomancia' para designar el arte adivinatoria por medio de la invocación de demonios o espíritus impuros.

Supuestamente, los demonios pueden poseer a personas, animales o cosas para sus propios objetivos, pero en la mayoría de religiones pueden ser expulsados mediante la emancipación del atado.

Belcebú o Beelzebub (más adecuadamente, Ba‘al Zebûb o Ba‘al Zəbûb) era el nombre de una deidad filistea adorada en épocas bíblicas en la ciudad de Ekron. En la literatura judía y cristiana se empleó para designar un demonio, de acuerdo a la costumbre de representar deidades ajenas en forma maligna. Según el autor, es otro nombre de Satán, o un demonio menor. El nombre del que se deriva Belcebú es Baal Zabut, que significa literalmente "El Señor de las Moscas" y cuya apariencia es a veces colosal; de rostro hinchado, coronado con una cinta de fuego, cornudo negro y amenazante, peludo y con alas de murciélago.

Los Grigori (del griego egrḗgoroi, que significa Observadores o vigilantes ), también conocidos como hijos de Dios (en hebreo בני האלהים, bnei ha'elohim); son un grupo de ángeles caídos mencionados en algunos textos apócrifos Bíblicos y en el Libro del Génesis.

Estos son los nombres de sus jefes: Samyaza, Que era su líder, Urakabarameel, Akibeel, Tamiel, Ramuel, Danel, Azkeel, Saraknyal, Asael, Armers, Batraal, Anane, Zavebe, Samsaveel, Ertael, Turel, Yomyael y Azazyel (también conocido como Azazel). Estos eran los prefectos de los doscientos ángeles, y el resto era todo con ellos.

Azazel es el nombre de una entidad demoníaca. Su origen es hebreo y significa "la cabra de emisario", o "chivo expiatorio" expuesta en Levítico 16:8-10, y que no vuelve a ser mencionada en ninguna parte más de la Biblia hebrea. Se origina de dos palabras de raíz, aze, significando la cabra, y azel, significando la salida. Otro posible origen del nombre es que sea un derivado de las palabras hebreas -azaz-, que significa veneno, y -el-, resplandeciente o luminoso (hay que indicar que este sufijo se aplica a casi todos los ángeles y a buena parte de los ángeles caídos).

Nergal (o Nirgal) es el dios sumerio-babilonio del inframundo y señor de los muertos, siendo considerado como el aspecto siniestro del dios solar Shamash. Gobierna el inframundo junto a su consorte, Ereshkigal.

Solía ser representado mediante una figura humana, a veces con las piernas envueltas en una especie de mortaja, portando una espada y/o un cetro con dos cabezas de león. Astronómicamente se le suele asociar con Marte.

Nergal es el portador de la pestilencia, la fiebre y la devastación, y sus atributos son la hoz y la porra. El lugar principal de culto estaba localizado en la ciudad de Kuthu, hecho que aparece reflejado en la Biblia hebrea en el pasaje II Reyes, 17:30

Nergal en la demonología

El hecho de ser un dios del desierto y del fuego, aspectos negativos del sol, y del inframundo, así como el pertenecer al panteón de una de las religiones rivales a la religión judía (y cristiana), ha provocado que con frecuencia haya sido incluido dentro de la lista de demonios de dichas religiones, llegándosele incluso a identificar con Satán. Algunos estudiosos y demonólogos medievales, como Collin de Plancy y Johann Weyer consideran a Nergal como el jefe de la policía secreta del infierno, indicado que es un espía a las órdenes de Belcebú".

¿Qué dice la Biblia sobre los demonios?

Al menos algunos de los ángeles que hace mucho tiempo pecaron han sido atados y expulsados:

Dios no perdonó a los ángeles cuando pecaron, sino que los arrojó al abismo, metiéndolos en tenebrosas cavernas y reservándolos para el juicio. (2 Pedro 2:4)

Y a los ángeles que no mantuvieron su posición de autoridad, sino que abandonaron su propia morada, los tiene perpetuamente encarcelados en oscuridad para el juicio del gran Día. (Judas 1:6)

A este ángel que tenía la trompeta, la voz le dijo: "Suelta a los cuatro ángeles que están atados a la orilla del gran río Éufrates." (Apocalipsis 9:14)

Las religiones paganas "sacrifican a los demonios":

Ofreció sacrificios a los demonios, que no son Dios; dioses que no había conocido, dioses recién aparecidos, dioses no honrados por sus padres. (Deuteronomio 32:17)

Ofrecieron a sus hijos e hijas como sacrificio a esos demonios. (Salmo 106:37)

Miles de demonios que se agrupaban juntos dentro de una persona le rogaron a Jesús:

Los demonios le rogaron a Jesús: "Si nos expulsas, mándanos a la manada de cerdos." (Mateo 8:31)

Un cristiano tiene autoridad espiritual para arrojar fuera demonios:

Reunió a sus doce discípulos y les dio autoridad para expulsar a los espíritus malignos y sanar toda enfermedad y toda dolencia. (Mateo 10:1)

Alguna gente conoce esto como un "exorcismo." Nota: NUNCA en la Biblia se emplea una cruz de madera o agua bendita para expulsar a un demonio fuera de una persona.

Algunos espíritus (demonios) son más malvados que otros:

Luego va y trae a otros siete espíritus más malvados que él, y entran a vivir allí. Así que el estado postrero de aquella persona resulta peor que el primero. Así le pasará también a esta generación malvada. (Mateo 12:45)

Jesús echó fuera demonios o malos espíritus:

Todos se quedaron tan asustados que se preguntaban unos a otros: "¿Qué es esto? ¡Una enseñanza nueva, pues lo hace con autoridad! Les da órdenes incluso a los espíritus malignos, y le obedecen." (Marcos 1:27)

Es que Jesús le había ordenado al espíritu maligno que saliera del hombre. Se había apoderado de él muchas veces y, aunque le sujetaban los pies y las manos con cadenas y lo mantenían bajo custodia, rompía las cadenas y el demonio lo arrastraba a lugares solitarios. (Lucas 8:29)

Jesús arrojó fuera demonios por el Espíritu de Dios:

En cambio, si expulso a los demonios por medio del Espíritu de Dios, eso significa que el reino de Dios ha llegado a ustedes (Mateo 12:28)

A diferencia de cierta gente, los demonios saben que Jesús es el Hijo de Dios:

Además, los espíritus malignos, al verlo, se postraban ante él, gritando: "¡Tú eres el Hijo de Dios!" (Marcos 3:11)

¡Los espíritus malignos pueden hablar a través de una persona! En nuestro día tenebroso, algunos pueden llamarle a esto con el término de la Nueva Era "canalización" y llamar a la persona con el espíritu maligno un "canalizador." Los devotos de "espíritus guías" necesitan considerar lo que dice la Escritura acerca de un ser espiritual que habla a través de una persona.

Un adivino puede ser poseído por un espíritu demoníaco:

Una vez, cuando íbamos al lugar de oración, nos salió al encuentro una joven esclava que tenía un espíritu de adivinación. Con sus poderes ganaba mucho dinero para sus amos. Nos seguía a Pablo y a nosotros, gritando: Estos hombres son siervos del Dios Altísimo, y les anuncian a ustedes el camino de salvación. Así continuó durante muchos días. Por fin Pablo se molestó tanto que se volvió y reprendió al espíritu: ¡En el nombre de Jesucristo, te ordeno que salgas de ella! Y en aquel mismo momento el espíritu la dejó. Cuando los amos de la joven se dieron cuenta de que se les había esfumado la esperanza de ganar dinero... (Hechos 16:16-19)

Cuando el espíritu demoníaco fue echado fuera de aquella joven, sus poderes especiales para predecir el futuro desaparecieron por completo. Esto fue también evidente para los propietarios de aquella esclava.

A diferencia de cierta gente, los demonios creen que hay un Dios y "tiemblan":

¿Tú crees que hay un solo Dios? ¡Magnífico! También los demonios lo creen, y tiemblan. (Santiago 2:19)

María Magdalena tenía siete demonios dentro de sí antes de tornarse una cristiana:

Cuando Jesús resucitó en la madrugada del primer día de la semana, se apareció primero a María Magdalena, de la que había expulsado siete demonios. (Marcos 16:9)

Y también algunas mujeres que habían sido sanadas de espíritus malignos y de enfermedades: María, a la que llamaban Magdalena, y de la que habían salido siete demonios... (Lucas 8:2)

Los malos espíritus pueden atormentar a la gente:

También de los pueblos vecinos a Jerusalén acudían multitudes que llevaban personas enfermas y atormentadas por espíritus malignos, y todas eran sanadas. (Hechos 5:16)

La adoración de demonios será una característica del fin de esta era:

El resto de la humanidad, los que no murieron a causa de estas plagas, tampoco se arrepintieron de sus malas acciones no dejaron de adorar a los demonios y a los ídolos de oro, piedra y madera, los cuales no pueden ver ni oír ni caminar. (Apocalipsis 9:20)

En la visión de Juan los espíritus malignos parecían ranas:

Y vi salir de la boca del dragón, de la boca de la bestia y de la boca del falso profeta tres espíritus malignos que parecían ranas. (Apocalipsis 16:13)

¡Esto no significa que una rana sea un demonio!

¿Los demonios pueden realizar milagros?

Son espíritus de demonios que hacen señales milagrosas y que salen a reunir a los reyes del mundo entero para la batalla del gran día del Dios Todopoderoso. (Apocalipsis 16:14)

NOTE: ¡Los demonios pueden producir milagros! No todos los espíritus provienen de Dios. Algunos espíritus son engañadores y están tratando de extraviarnos:

Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios. (1 Timoteo 4:1, Reina-Valera 1960)

Hay muchas maneras en las cuales los demonios pueden engañar a la gente, pero las más comunes son a través de involucrarse en lo oculto, en tablas Ouija y sesiones espiritistas. Querido lector, ni siquiera juguetee con tales cosas, ni siquiera por curiosidad o diversión. Si ya lo ha hecho, pídale a Dios que lo perdone y renuncie a todo comportamiento semejante.

Lo que la Biblia dice acerca de Satán:

El diablo tiene un objetivo general para usted, su familia y sus amigos-"devorarlos":

Practiquen el dominio propio y manténganse alertas. Su enemigo el diablo ronda como león rugiente, buscando a quien devorar. (1 Pedro 5:8)

Las medidas preventivas citadas son claras y dobles: (1) Debemos tener dominio propio. (2) Debemos estar alertas a sus astutas artimañas.

NO le dé al diablo oportunidad de tentarlo o de apartarlo de Dios:

Ni den cabida al diablo (Efesios 4:27)

Satán tentó al Señor Jesús citando una Escritura que mencionaba a los ángeles:

Si eres el Hijo de Dios, tírate abajo. Porque escrito está: "Ordenará que sus ángeles te sostengan en sus manos, para que no tropieces con piedra alguna." (Mateo 4:6)

¡El diablo puede citar la Escritura! Esta es una verdad perturbadora pero importante que hay que saber acerca de nuestro principal adversario espiritual! Para empeorar las cosas, ¡los falsos maestros pueden hacer lo mismo! Por tanto, debemos asegurarnos de que la Escritura no sea usada fuera de contexto. Para hacer esto debemos considerar los versículos que preceden y siguen al versículo en cuestión. También, cuando tratamos de llegar a la interpretación apropiada de la Escritura, debemos considerar todos los versículos sobre cualquier tema determinado.

Satanás puede transformarse para lucir como un ángel de Dios:

Y no es de extrañar, ya que Satanás mismo se disfraza de ángel de luz. (2 Corintios11:14)

Esto muestra que el diablo puede disfrazar su apariencia para asemejar un ángel de Dios. Esto explica las supuestas visiones del mormonismo, el catolicismo y el adventismo del séptimo día. ¡El centro del mensaje hallado en estas visiones contradicen las otras visiones halladas en los otros grupos! En otras palabras, las visiones del mormonismo contradicen a las visiones del catolicismo las cuales también contradicen a las visiones del adventismo del séptimo día. ¡Ya que Dios no cambia (Malaquías 3:6; Santiago 1:17), es imposible que Dios sea la fuente de estas visiones, especialmente ya que tienen un mensaje no bíblico!

Si incluso un ángel del cielo declarara un mensaje de salvación diferente del que se encuentra en la Escritura, tal ángel no solamente está equivocado sino que es maldito por hacer tal cosa:

Pero aun si alguno de nosotros o un ángel del cielo les predicara un evangelio distinto del que les hemos predicado, ¡que caiga bajo maldición! (Gálatas 1:8)

Querido lector, no crea en ningún plan de salvación que difiere del mensaje hallado en la Escritura, aun cuando un ángel llamado Moroni supuestamente haya venido a una persona llamada Joseph Smith, Jr., o un personaje que dice ser María aparezca y enseñe que ella es "el camino” ah Dios, como ocurrió en Fátima, Portugal. La Escritura claramente declara que Jesús es el único camino al Padre (Juan 14:6). Ya que Jesús lo es, no puede serlo María.

El fin último de Satanás es tormento perpetuo:

El diablo, que los había engañado, será arrojado al lago de fuego y azufre, donde también habrán sido arrojados la bestia y el falso profeta. Allí serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos. (Apocalipsis 20:10)

El fuego eterno más allá de la tumba fue preparado para "el diablo y sus ángeles":

Luego les dirá a los que estén a su izquierda: "Apártense de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. (Mateo 25:41)

El mismo fuego que ha de reclamar al diablo y a sus ángeles también atormentará a la gente que muera en una condición espiritualmente perdida. Querido lector, no se deje engañar: ¡No hay reencarnación! La autoridad final en todos los asuntos espirituales, el Señor Jesús, enseñó un juicio y una vida en el más allá o bien en el reino de los cielos, o bien en el fuego eterno, pero ninguna reencarnación. Tampoco hay purgatorio o aniquilación de los impíos, según Jesús. Él enseñó que hay solamente dos caminos, dos portales, dos destinos y dos grupos de gente.

Porque hay falsos maestros, espíritus engañadores, visiones y sueños que vienen del diablo, milagros realizados por demonios, etc., se nos aconseja hacer lo siguiente:

Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo. (1 Juan 4:1, Reina-Valera 1960).

Sométanlo todo a prueba, aférrense a lo bueno. (1 Tesalonicenses 5:21)

Nuestra norma es la Palabra de Dios, la cual es empleada para poner a prueba todas las enseñanzas (2 Timoteo 3:16,17). Es en la Biblia sola que podemos obtener "la sabiduría que lleva a la salvación mediante la fe en Cristo Jesús." (2 Tim. 3:15, Biblia de las Américas).

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Certificado Goddady.com